Enero142013
Las funciones involuntarias están reguladas por dos sistemas principales: el Sistema Nervioso Autónomo (SNA) y el aparato endocrino. El SNA incluye, en general, la acción de dos tipos de neuronas: unas situadas en núcleos del sistema nervioso central, que emiten fibras preganglionares que salen del tallo encefálico o la médula espinal en el tallo encefálico o en la médula espinal y otras situadas en una agrupación nerviosa conocida como ganglio autonómico, donde las primeras hacen sinapsis y desde donde salen las fibras postganglionares, las cuales harán sinapsis en el órgano blanco.
Según la localización de la “primera neurona” y la longitud de su axón, el SNA presenta dos divisiones: la simpática, cuyas fibras preganglionares, de corta longitud, se originan en la región toracolumbar de la médula y la parasimpática, cuyas fibras preganglionares, largas, se originan en el tallo encefálico y la región sacra de la médula espinal.

Las funciones involuntarias están reguladas por dos sistemas principales: el Sistema Nervioso Autónomo (SNA) y el aparato endocrino. El SNA incluye, en general, la acción de dos tipos de neuronas: unas situadas en núcleos del sistema nervioso central, que emiten fibras preganglionares que salen del tallo encefálico o la médula espinal en el tallo encefálico o en la médula espinal y otras situadas en una agrupación nerviosa conocida como ganglio autonómico, donde las primeras hacen sinapsis y desde donde salen las fibras postganglionares, las cuales harán sinapsis en el órgano blanco.

Según la localización de la “primera neurona” y la longitud de su axón, el SNA presenta dos divisiones: la simpática, cuyas fibras preganglionares, de corta longitud, se originan en la región toracolumbar de la médula y la parasimpática, cuyas fibras preganglionares, largas, se originan en el tallo encefálico y la región sacra de la médula espinal.

Página 1 de 1